Conozco muy poco —y me perdonan la ignorancia— de la cuentística española. A mi mente solo vienen títulos del increíble Quim Monzó (Mil cretinos) o del colega David Generoso (Tr3s). Sé que hay más personas escribiendo cuentos. Los veo en convocatorias, y gracias a las antologías me he enterado de un par que revisaré pronto.

Relatos circunstanciales es una antología de cuentos de Rafael Dicenta, editada por Tinta Púrpura Ediciones en el 2017. Aunque han pasado unos de años desde su publicación, vale la pena revisar el trabajo de esta cuentística en la búsqueda de elementos destacables.

El autor    

Rafael Dicenta es un artista a tiempo completo.

Es tenor, compositor y escritor. Vive en Viena y ha publicado un par de cosas por allí, entre las que destaco De los indeterminados (o el hedor de la muerte), la cual no he leído a sinceridad. Está disponible en Letku dentro de la colección de narrativa para el móvil, editada también por Tinta Púrpura.

Eje temático

Lo que —a modo muy personal— espero a la hora de leer una antología de cuentos es que estén llevados por un hilo conductor en particular, una temática que los conecte o que los hagan girar alrededor de una inquietud.

Relatos circunstanciales parece construirse eslabón a eslabón sobre el azar y sus consecuencias; la vida como una red de decisiones que se escapan de las manos. Esto trae que los protagonistas de los cuentos deban lidiar con lo que se les presente, arrastrándonos, casi siempre, a reflexiones de índole introspectivos.

Esto es algo difícil de notar en una primera lectura por cuestiones estilísticas o de orden. Por otro lado, hay un revoltijo de melancolía que impregna cada relato, siendo este, quizá, parte de la propuesta del autor.

“Al otro lado del cristal” abre la antología. Aquí se nos cuenta la historia de un hombre que intenta abrirse paso en el luto de la pérdida de su pareja. Hay una pugna entre la soledad y la esperanza, que se mantendrá hasta la resolución. Es el único que presenta cualidades para considerarse un cuento del género fantástico propiamente dicho, tanto por sus elementos ambiguos como por sus símbolos. Un punto a destacar es el carácter personal que se ensancha hacia observación externa, como si las respuestas no estuvieran adentro, sino en lo que nos rodea.

El segundo cuento, “La última canción de un solitario” marca en líneas muy generales el tono del compendio. Aquí la anécdota gira alrededor de un hombre que se ha arriesgado a hablarle a una mesera. Esto solo es una excusa para que el autor nos narre sobre la soledad y el anhelo de compañía. Este mundo es de los vivos, para aquellos que sepan tomar las oportunidades.

“39º” es otro cuento que nos pone de cara a la muerte como tema, pero vista desde el lado de la transitoriedad y las relaciones familiares. El tiempo como alegoría al paso de las estaciones, señal —inequívoca— de que las cosas, la vida misma, continúa como todo lo que no tiene sentido. Se nos narra la caminata de una chica en medio del calor de verano para ver a su madre.

“Halloween” puede que sea el relato menos logrado. Si bien usa la anticipación como recurso narrativo, la poca tensión que genera termina echando el cuento por tierra. Rescato la imagen vívida de los gatos y la especulación que puede quedar en el personaje de Raúl.

Junto con “Al otro lado del cristal”, “Relato circunstancial” es el cuento mejor trabajado. Tiene mucho aire de género negro, y el azar catastrófico está bien hilado a través de su triple punto de vista. Una cosa lleva a la otra, una piedra ensangrentada puede ensangrentarse más. La anécdota comienza cuando un conductor, abstraído en sus cavilaciones, choca en medio de la nada a una chica. De allí, solo toca ser un observador de la causalidad.

“La mujer en el espejo” cierra la antología. La anécdota se enfoca en la rutina, en convertir cada momento repetido en una nueva oportunidad para la admiración. Recuerda mucho —y me concedo la licencia— al concepto Pavesiano de la imagen. Solo podemos maravillarnos ante lo que hemos visto más de una vez.

El estilo

Hay un par de cuestiones que me gustaría tocar desde el punto de vista de la estilística. Sin caer en subjetividades, pasaré a enumerarlas para ser lo más conciso posible.

La cuentística es un campo lleno de baches, por lo que es muy fácil salirse del camino si no se tienen ciertas consideraciones. Con Relatos circunstanciales ocurre algo parecido. Si bien es cierto que el autor escribe con un buen manejo de la sintaxis y términos hasta donde vi, el estilo termina falto de matices; y en consecuencia, cada historia parece ser contada por la misma persona. No hay variedad narrativa, y es una verdadera lástima, ya que los conceptos entre líneas se hubiesen explotado al máximo.

Con esto no digo que la antología sea monótona, sino que el estilo no es afilado. Eché en falta las figuras retóricas, y en cambio las muletillas —o marcas de autor como las llaman algunos— están por todas partes.

Ahora, ¿era esta intención del autor? Habría que preguntarle, pero no encontré indicios de que esto fuese de esta manera. La riqueza del género del cuento está en la metamorfosis de la lengua, en dejar que sea la historia la que pida el estilo y no lo contrario.

“Al otro lado del cristal” y “Relatos circunstanciales” son cuentos con personalidad, narrados con destreza a la vez que introducen preguntas y se musicalizan ellos mismos. Dentro de mi humilde opinión de lector pienso que por allí es el camino a explorar.

Para finalizar

Relatos circunstanciales es, en un marco muy general, un acercamiento a la narrativa breve. Es una semilla que puede servir de pilar para otras cosas dentro de este género.

Rafael Dicenta es un buen escritor y ha escrito un libro que puede leerse de un solo tirón.

Ojo: no es un libro del género fantástico.

¿Vale la pena? Sí. Al fin y al cabo es el lector quien decide sus lecturas y el valor que le da a las mismas.

***

Hasta aquí llegamos. Gracias a todos, y como siempre los invito a suscribirse a la lista de correo o solicitar alguno de mis servicios de corrección de estilo, ghostwriting e informes de lectura; y si te ha sido útil, puedes leer más en la sección de Escritura Creativa o sumergirte en el mundo de la Literatura Fantástica. 

Además, puedes checarme en Wattpad o leer mis otros trabajos narrativos.

No olvides seguirme en mis redes sociales bajo el user @Mmjmiguel_ (Twitter, Instagram y Facebooky recomendar el blog.